El Asesinato de Diego Torrente

Diego Torrente Reverte, nacido en Puerto Lumbreras, de 30 años, casado y con tres hijos pequeños, fue asesinado por ETA en Pamplona el 7 de junio de 1984.

Diego Torrente yace en el suelo asesinado por E.T.A.
Diego Torrente yace en el suelo asesinado por E.T.A.

El Policía Nacional estaba fuera de servicio, limpiando su coche, cuando se le acercaron dos miembros de ETA para robarle el vehículo e ignorando que era un agente. Uno de ellos se dispuso a sacar la pistola mientras decía: “Somos de…”. Diego se dio cuenta de que eran etarras y creyó que iban a matarle, por lo que no le dejó acabar y se abalanzó sobre él, forcejearon hasta que el terrorista lo separó de un empujón, momento que el otro etarra aprovechó para pegarle un tiro.

Joaquín Sancho Biurrun el asesino que mató al policía Diego Torrente en 1984 en Pamplona ha sido puesto en libertad al decretar su excarcelación la Audiencia Nacional el dia 7 de noviembre de 2013,

Volver al listado de los asesinados

Tiro en la nuca en el casco viejo

El asesino de ETA Valentin Lasarte asesinó en la parte vieja de San Sebastián a José Manuel Olarte Urresti, implicado como sospechoso en el llamado informe Navajas sobre contrabando y narcotráfico elaborado años atrás por la Fiscalía de San Sebastian y ya archivado por el juez por falta de pruebas. José Manuel Olarte fue alcanzado por un único disparo en la nuca mientras jugaba a las cartas en la sociedad Unión Artesana, Este asesino parece que tiene querencia a asesinar en las Sociedades Gastronómicas…

Lugar del atentado de José Manuel Olarte
Lugar del atentado de José Manuel Olarte

Olarte, conocido como Plomos y Pistolas, era amigo del empresario José Antonio Santamaría, investigado judicialmente por la misma causa y asesinado asimismo por ETA en circunstancias similares.El atentado se produjo pasada la una de la madrugada muy cerca de la plaza de la Trinidad, escenario del Festival Internacional de Jazz que se celebra en San Sebastián. Un individuo corpulento y con gafas penetró en el local, poco frecuentado a esa hora, y tras situarse a la espalda de Jose Manuel Olarte ordenó a los parroquianos que se tirasen al suelo antes de disparar su arma. La víctima cayó agonizante, y el asesino huyó con la pistola en la mano aprovechando la confusión.

Testigos del atentado señalaron que el asesino gritó por dos veces al comprobar que era tomado a broma. “Oímos gritar algo y luego un ruido de petardo y todos pensamos en una broma hasta que vimos que ese tipo se largaba corriendo con una pistola”, señaló uno de los testigos. Olarte estaba situado en una de las mesas cercanas a la ventana del local.

José Manuel Olarte Urresti, de 42 años, antiguo ertzaina de la primera promoción, fue citado en el denominado informe Navajas de la Fiscalía de San Sebastián como un elemento clave de las supuestas tramas de traticantes que operaban en la capital donostiarra. En el informe, posteriormente archivado por falta de pruebas, se atribuían a la víctima “contactos con los miembros de las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”. Se sabe que la Fiscalía de San Sebastián investigó a Olarte, pero las pesquisas no llegaron a sustanciarse. Olarte fue trasladado en estado grave a la residencia de la Seguridad Social de San Sebastián, donde falleció a las dos de la madrugada. La víctima presentaba un disparo con orificio de entrada en la nuca y sin salida.

Efectivos de la Ertzaintza cortaron los accesos a la parte vieja de la capital donostiarra y registraron los vehículos que abandonaban esa parte de la ciudad. El alcalde de San Sebastián Odón Elorza se personó en el lugar del atentado.

Volver al listado de los asesinados

El asesinato de Jose Francisco Mateu Genoves

Noticia en el periodico ABC del día siguiente
Noticia en el periodico ABC del día siguiente

El 16 de noviembre de 1978, Henri Parot y otros miembros del grupo Argala de ETA asesinaban a tiros en Madrid a JOSÉ FRANCISCO MATEU CÁNOVES, magistrado suplente de la Sala Sexta del Tribunal Supremo y antiguo presidente del desaparecido Tribunal del Orden Público (TOP). Era el segundo asesinato de Parot y su grupo después de haber acabado con la vida de José Luis Legasa Ubiría el 2 de noviembre, en venganza por la denuncia que dos años antes había hecho este empresario contra el aparato de extorsión de la banda.

 

Con información que les proporcionó Domingo Iturbe Abasolo, el grupo Argala hizo un primer viaje a Madrid para comprobar los datos sobre el domicilio del magistrado, sus horarios, itinerarios y demás rutinas. Con esos datos regresaron al sur de Francia y, pocos días después, volvieron a la capital, robaron dos motos y esperaron a José Francisco Mateu en las cercanías de su domicilio en la calle María de Molina, sabiendo que saldría del mismo en torno a las 9:30 horas. El magistrado era un hombre muy metódico y, como todos los días, dobló la esquina de la calle Claudio Coello para dirigirse a su trabajo. Apenas había recorrido doscientos metros desde el portal de su domicilio, cuando dos de los terroristas, que le esperaban agazapados entre dos coches aparcados en esa calle, se abalanzaron sobre él y le dispararon a quemarropa, provocándole la muerte en el acto. El rebote de uno de los proyectiles hirió de carácter leve en un tobillo al portero de un edificio cercano.

 

Tras tirotear al magistrado los dos pistoleros huyeron en las motos, en las que les esperaban otros dos terroristas. La Policía tardó quince minutos en llegar al lugar de los hechos debido al intenso tráfico que había a esas horas en Madrid. Sin embargo, la agencia Europa Press especuló con la posibilidad de que un grupo de apoyo a los autores materiales del atentado hubiera formado voluntariamente un atasco de tráfico en la zona, con el fin de facilitar su huida ya que, durante algunos minutos, no transitó por la calle Claudio Coello ningún vehículo. Estas especulaciones no fueron confirmadas por la nota oficial que hizo pública la Policía. En el lugar de los hechos se recogieron cinco casquillos de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca FN, y una granada sin explosionar que los terroristas perdieron en su huida, además de un cargador. Según otras versiones recogidas de declaraciones a testigos presenciales, tras asesinar al magistrado los terroristas quisieron poner en marcha la moto y, al no poder, empezaron a cundir los nervios, pues varios transeúntes comenzaron a gritarles “asesinos, asesinos”. Por ese motivo, tiraron la granada, que no explotó, y tras conseguir poner en marcha la moto, emprendieron la huida.

 

Esquela de J. Francisco Mateu
Esquela de J. Francisco Mateu

Inmediatamente después de la llegada de la Policía al lugar del atentado, José Francisco Mateu fue trasladado a la Ciudad Sanitaria La Paz, donde los médicos de guardia no hicieron otra cosa que certificar su defunción y ordenar el traslado del cadáver al pabellón de anatomía patológica del centro, donde le fue realizada la autopsia.

 

Uno de los hijos de José Francisco, Jaime Mateu, recibió la noticia del asesinato de su padre por los periodistas que se habían desplazado a la calle Claudio Coello, señalando que “esto ya se veía venir”. Cuando le preguntaron si su padre había recibido amenazas recientes, respondió que sí, “de ETA y toda esa gente”.

 

Por la tarde se instaló la capilla ardiente en el Salón de los Pasos Perdidos, en la sede del Tribunal Supremo. Al día siguiente, 17 de noviembre, a las doce de la mañana, José Francisco Mateu fue enterrado tras la celebración de la misa de cuerpo presente en la Iglesia de Santa Bárbara. El funeral transcurrió en medio de una gran tensión, con constantes gritos e insultos contra el Gobierno, hasta el punto de que el sacerdote oficiante tuvo que llamar al orden a los asistentes. Entre fuertes medidas de seguridad, con los alrededores tomados por las Fuerzas Antidisturbios, abandonó el templo el ministro de Justicia, Landelino Lavilla, y demás autoridades que asistieron al funeral. Posteriormente, los restos mortales del magistrado fueron enterrados en el cementerio de La Almudena, de Madrid, entre escenas de dolor de los familiares y nuevos gritos contra el Gobierno y de “Ejército al poder”.

 

El atentado fue condenado por fuerzas políticas de todos los signos políticos, por centrales sindicales, personalidades públicas y diversos colectivos profesionales próximos a la Administración de Justicia. Sin embargo, el senador independiente Lluís María Xirinacs, hizo unas declaraciones que dieron lugar a una investigación de la fiscalía, instada por el Ministerio de Interior, por posible apología del terrorismo, al señalar que la violencia que había sufrido el magistrado Mateu Cánoves al ser asesinado era cualitativamente inferior a la que habían sufrido las personas condenadas por el Tribunal de Orden Público.

 

Al día siguiente del asesinato, ETA reivindicó el mismo mediante llamada a diferentes medios de comunicación de Bilbao. En 1991 la Audiencia Nacional condenó a Henri Parot a 29 años de reclusión mayor por el asesinato de José Francisco Mateu Cánoves.

 

José Francisco Mateu Cánoves, de 58 años, era natural de Burjasot (Valencia). Estaba casado y tenía siete hijos. Uno de ellos, Ignacio Mateu Istúriz, estaba en la Academia General Militar cuando su padre fue asesinado. Tras licenciarse y pedir una gracia especial, ingresó en la Guardia Civil. En 1986, Ignacio fue asesinado por la banda terrorista ETA en un atentado perpetrado con una bomba trampa en Arechavaleta (Guipúzcoa). José Francisco Mateu Cánoves ingresó en la carrera judicial en 1947 y estuvo destinado en diferentes juzgados. Posteriormente, como miembro del cuerpo de Magistrados de Trabajo, estuvo destinado en Lugo, Mieres, Orense y la Audiencia Provincial de Lérida. Formó parte del Tribunal de Orden Público desde su constitución en 1964 y hasta su disolución en 1977, primero como juez y, desde 1968, como presidente. Cuando fue asesinado era magistrado suplente de la Sala Sexta del Tribunal Supremo.

 

Su hijo Ignacio Mateu Isturiz fue asesinado tambien por ETA, el 26 de julio de 1986.

Volver al listado de los asesinados

 

 

Comunicado de E.T.A. cese definitivo

En un comunicado fechado el 20 de octubre de 2011, ETA manifiesta el “cese definitivo de su actividad armada” mi opinion la tengo forjada desde hace muchos años, de hecho pienso que donde mejor estarian los etarras es encerrados en una jaula y la misma depositada en el fondo de la fosa de Las Marianas.

No se que haran ahora las personas que tienen la responsabilidad de regir los destinos de este pais pero a la gente de bien, a las personas que estos dias les esta llegando la noticia de que en España habia una lucha armada, les dire que es mentira.

Mentira porque en España, un pais cuyo ordenamiento juridico es una Constitución, donde todos tenemos Derechos iguales, durante cincuenta años una banda de maleantes ha estado extorsionando, al igual que en los años 30 lo hacia Al Capone en la ciudad americana de Chicago, a sus convecinos,  y que mataban a todo aquel que osaba hacerles frente  o a aquel que pensaba de forma diferente a ellos.

En este pais en el que llevar una bandera del mismo es un insulto para muchos, hace falta explicar a los que aplauden a los asesinos que en este pais durante los cincuenta años que ha durado y dura la banda las victimas son y han sido siempre del mismo lado, los asesinos han sido siempre del mismo lado, los presos de ETA son asesinos con muchas muertes en sus espaldas y  que en cualquier otro pais considerado civilizado no verian la luz del sol salvo para salir al patio de la carcel.

Hay que tener en cuenta que la propia banda asesina se define como socialista y revolucionaria, asi que no es de extrañar que personas próximas ideologicamente a ellos, las personas que ondean banderas y llevan camisetas con la cara del terrorista Ernesto Guevara, que justifican a Hamas y, organizan caravanas de apoyo a los terroristas palestinos, que se apuntan a un bombardeo siempre y cuando, el bombardeo sea contra Israel,  ahora justifiquen y aplaudan sus actos.

Descargar comunicado cese de ETA
Descargar comunicado cese de ETA

Muerte camino de la Embajada

Alberto Amancio Alonso Gomez
Alberto Amancio Alonso Gomez
Juan Jose Caton Vazquez
Juan Jose Caton Vazquez

A las siete y veinte de la mañana del viernes 25 de abril de 1986, en la confluencia de la calle Juan Bravo con Principe de Vegara, en pleno barrio de Salamanca, en Madrid. Un coche cargado con mas de 20 kilos de explosivo y metralla fue activado a distancia cuando un Land Rover de la Benemérita esperaba el cambio de luz del semaforo de la esquina.

El vehiculo acababa de recoger a los Guardias Civiles que prestan servicio en las Embajadas de Estados Unidos e Italia. La explosión que según algunos testigos “fue como un terremoto”, rompió los cristales de los edificios de mas de cuatro manzanas, destrozó varios coches y abrió un boquete de aproximadamente metro y medio de alto por uno de ancho en el muro del paritorio de la Maternidad de Nuestra Señora del Rosario, donde una hora antes acababa de nacer un niño; alcanzando de lleno en su lado derecho al Land Rover, que quedo convertido en un amasijo de hierros retorcidos y su techo abierto, como por obra de un enorme abrelatas.

De los nueve Guardias Civiles que viajaban en él, mueren cinco: Juan Mateos Pulido; Juan Carlos Gonzalez Rentero; Juan Catón Vazquez; Vicente Dominguez Gonzalez; y Alberto Amancio Alonso Gómez, de 24 años de edad, soltero. Otros cuatro resultaron heridos graves: José de Pablos Ruiz, natural de Yeste (Albacete), de 36 años de edad; Juan José Esteban Benito, natural de Madrid, de 21 años de edad; Juan Jesús Fancha López y el Guardia Civil Auxiliar Juan Carlos Acosta Martin Gil, natural de Madrid de 18 años de edad. Asi como cuatro personas que transitaban por el lugar, que sufrieron heridas de diversa consideración.

Volver al listado de los asesinados