Campaña de sensibilización contra la violencia de género

La Unión de Guardias Civiles, UniónGC, ha iniciado en Cantabria una campaña de sensibilización sobre la violencia de género, que se prolongará hasta el próximo sábado, 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La campaña se iniciará en varias poblaciones de la región cántabra, donde se distribuirán dípticos, documentación y se realizará una encuesta, según ha informado esta asociación.

Cuestionario para saber si eres víctima de violencia de género
Cuestionario para saber si eres víctima de violencia de género

La Unión de Guardia Civiles señala que esta iniciativa pretende realizar una labor de sensibilización como “mejor forma” de terminar con esta “lacra social” que registra un incremento “incesante en los últimos años con 44 mujeres fallecidas sólo en este año 2017, de las que sólo el 25% había denunciado a su agresor”.

“La violencia de género no siempre muestra su cara de forma pública, restando a la víctima el importante apoyo de los más cercanos, y suele comenzar con pequeños comportamientos de control confundidos muchas veces con muestras de amor como los celos, que la sociedad no reconoce como violencia de género”, asegura esta asociación.

Por ello, destaca la importancia de que la violencia de género sea reconocida como tal “en todos sus aspectos”, tanto los actos de violencia física, psíquica o sexual, como la amenaza de cometerlos, la coacción, las conductas de control o la privación arbitraria de libertad sufrida por una mujer dentro de una relación de pareja e incluso después de finalizar la misma.

Nuevo Protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo de violencia de género

La Instrucción 7/2016, de la Secretaria de Estado de Seguridad, por la que se establece un nuevo protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo de violencia de género (Ley Orgánica 1/2004) y de gestión de la seguridad de las víctimas. Viene a sustituir y completar la actuación que sobre las víctimas se nenia realizando hasta ahora y ordenada por la Instrucción 10/2007 modificada por la 5/2008 de la misma Autoridad. Lo podeis descargar aqui.

La nueva Instrucción baja más a la actuación concreta a realizar por parte de los agentes dando órdenes de cómo actuar ante las valoraciones de riesgo. El resultado de este nuevo protocolo lo veremos cuando lleve tiempo suficiente aplicado, no obstante, ya hemos explicado en otras ocasiones que la Orden de alejamiento NO ES UN METODO que tenga utilidad disuasoria y que contribuya para  evitar las agresiones, ya que se deja en la propia voluntad del agresor el cumplimiento de una media que en principio esta concebida por la norma para salvaguardar la integridad física de la víctima.

viogen 004

La actividad policial en casos de violencia de género va dirigida a determinar:

  1. a) Los factores referidos a la violencia sufrida por la víctima.
  2. b) Las relaciones mantenidas con el agresor.
  3. c) Los antecedentes del propio agresor y su entorno.
  4. d) Las circunstancias familiares, sociales, económicas y laborales de la víctima y del agresor.
  5. e) La retirada de denuncias, la reanudación de la convivencia y la renuncia de la víctima al estatuto de protección

La nueva instrucción especifica que estos datos son esenciales para determinar las medidas policiales que deben ser tomadas de forma “PERSONALIZADA E INDIVIDUAL“.

Toda la información, ha de ser facilitada a la Autoridad judicial y al Ministerio Fiscal.

El formulario VPR contemplara factores históricos que permitan realizar estimaciones futuras y deben de contener instrucciones sobre su cumplimentación y factores de riesgo. Se debe cumplimentar una vez recopilada toda la información de víctima, agresor, testigos técnicos, facultativos etc. NO realizar preguntas directas sobre esos factores y tiene que ser cumplimentado por los agentes, NUNCA POR LOS IMPLICADOS.

Si la instrucción de diligencias se va a dilatar en el tiempo se realizará una primera VPR una vez recogida la denuncia y otra nueva, una vez recopilada toda la información.

Los niveles de riesgo podrán ser modificados SOLO AL ALZA tanto en la VPR como en la VPER.

Los niveles de riesgo “bajo”, “medio”, “alto” y “extremo”, implicarán que el caso permanezca en la situación de “activo” en el Sistema VioGen. En el nivel de riesgo “no apreciado”, los agentes pueden cambiar los casos a la situación de “inactivos”, estos casos cuando tengan medidas judiciales de protección en vigor, permanecerán en activo. En cualquier momento un caso inactivo podrá reactivarse si se tiene conocimiento de nuevos hechos o circunstancias que así lo requieran.

La Unidad que tenga asignado el caso, será la responsable de mantener la información actualizada.

El resultado de la valoración se notificará a la Autoridad judicial y Ministerio fiscal, en casos de valoración medio, alto o extremo se informará a la víctima en lenguaje claro, sencillo y accesible y con asistencia lingüística si fuese necesario.

Cada nivel lleva aparejadas una serie de medidas que se detallan en el Adjunto I de esta Instrucción. También se informará a la victima de recomendaciones de seguridad y autoprotección según adjunto II y III de esta Instrucción. Esta medida aunque novedosa, puede no ser tan efectiva, me explico, al final debido al volumen de trabajo, a que una  recogida de denuncia de este tipo tiene una duración dentre dos horas y media y cuatro horas, puede reducir estas recomendaciones a lo que en muchos casos es en la actualidad el acta de información de derech0s al perjudicado u ofendido o la informacion de recursos existentes para la víctima… un “firme Vd. aqui”, sobre todo teniendo en cuenta que al hacerlo por triplicado la mujer tiene que firmar aprox. 30/45 folios.

5 folios de la denuncia (minimo), 6 folios del acta de perjudicado u ofendido, 1 folio con la citación del juzgado, 1 folio con las recomendaciones de seguridad, 3 folios mas con las medidas de seguridad adoptatadas para la víctima y los hijos menores… todo ello por triplicado.

El traspaso de actuaciones entre Cuerpos o Unidades se realizará mediante el sistema VIOGEN, pero se comprobará que ese seguimiento se va a realizar por la Unidad receptora.

La primera VPER se realizará tras el Juicio Rápido o vista judicial, sin perjuicio de haber realizado otras anteriormente, contactando previamente con la víctima, caso de que se le haya otorgado Orden de Protección se le informará del alcance y efectos de la misma, así como de su plan personalizado de autoprotección.

img0193

Existen dos modalidades de VPER:

– Con incidencia.

– Sin incidencias.

El resultado de la VPER asignará el nivel “no apreciado”, “bajo”, “medio”, “alto” o “extremo”, el mismo, será notificado a la Autoridad Judicial y al Ministerio Fiscal. En caso de discrepancia entre las medidas de protección acordadas por la Autoridad Judicial y las que resulten de la valoración de riesgo policial, se aplicarán siempre las acordadas por ésta, informándola de inmediato sobre la discrepancia existente, mientras resuelve:

Si la valoración de riesgo policial resulta diferente a “no apreciado” pero la Autoridad Judicial NO ha concedido Orden de Protección, se mantendrá activo en el sistema VIOGEN, facilitando la protección correspondiente hasta que el nivel de riesgo policial pase a “no apreciado”.

Si la valoración policial ha sido “no apreciado” pero la Autoridad Judicial SI ha dictado orden de Protección u otras medidas cautelares, también se mantendrá activo en el sistema de VIOGEN y aplicando las medidas correspondientes a ese nivel cumpliendo las resoluciones dictadas por la Autoridad Judicial.

Cuando las medidas expresadas en la valoración de riesgo sobrepasen la capacidad de decisión operativa del evaluador se elevará a quien tenga la facultad de designar los medios al efecto.

Los agentes realizaran las VPER con y sin incidencia cuando suceda la primera de forma periódica, tras entrevista con la víctima respetando los siguientes plazos:

– Nivel “extremo”, antes de las setenta y dos horas.

– Nivel “alto”, antes de los siete días.

– Nivel “medio”, antes de los treinta días.

– Nivel “bajo”, antes de los sesenta días.

– Nivel “no apreciado” con Orden de Protección en vigor: antes de los sesenta días

Cuando se estime, a través de los formularios de valoración y de evolución, que han desaparecido o que han remitido las circunstancias que ponían en riesgo a la víctima (nivel de “riesgo no apreciado”), se comunicará a la Autoridad Judicial, informando sobre los factores determinantes de tal valoración, pasando el caso a estar “inactivo” en el Sistema VioGén, cuando no resulte de aplicación una medida cautelar de protección en vigor.

Si una víctima que ya se encuentra en el Sistema VioGén en situación de caos “inactivo” presenta una nueva denuncia contra el mismo agresor o una nueva resolución judicial, se reactivará el citado caso. Como consecuencia, será obligatorio cumplimentar una nueva VPER.

Si una víctima que ya se encuentra en el Sistema VioGén, en cualquier situación, presenta una denuncia contra un nuevo agresor, se activará un nuevo caso, cumplimentando un nuevo formulario VPR, actuando como un caso nuevo completamente.

Lo que creo que si se conseguira con el nuevo propocolo es saber lo que los agentes deben realizar en cada nivel de riesgo con el fin de proteger a la victima, eso facilirá evitar responsabilidades por negligencia y o imprudencia en la aplicación de medidas por parte de los mismos ya que hasta ahora quedaban bastante difusas y podria acusarse a los agentes de no aplicar las medidas de forma correcta.

La violencia de genero, tambien la culpa es de la policia

Después de los últimos asesinatos contra mujeres a manos de sus parejas y, después de leer las noticias parece que la culpa de que a esas mujeres las hayan asesinado es de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Un dato que hasta hace bien poco no salía en los medios es la graduación de la valoración de riesgo que tenía asignada la víctima, y resulta que , según las declaraciones de prensa, catorce de las mujeres que acabaron siendo asesinadas este año, tenían “Riesgo medio o bajo”.

Parece que quien facilito estos datos a los medios de comunicacion quería expresamente descargar sus responsabilidades, la responsabilidad  de tener una Ley contra la violencia de género que no cumple con el fin último de la misma, que es disminuir la cantidad de mujeres muertas a manos de sus parejas, haciendo responsable a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de esas muertes al catalogarlas con esa graduación de “Riesgo medio, bajo o no apreciado”.

Todas las estadísticas de la serie histórica nos muestran que el grueso de las mujeres asesinadas desde el nacimiento de la Ley Integral contra la Violencia de Género no había denunciado jamás. Solo el 30% de las mujeres fallecidas este año había denunciado previamente.

Otro dato es que las mujeres asesinadas que SI habían denunciado, los hechos que habían puesto en conocimiento de las Autoridades, eran de una gravedad mínima. Una de las cuestiones que dice textualmente el Informe del Observatorio contra la violencia de genero es “La mayoría de las víctimas tenían una valoración del riesgo entre ‘medio’ y ‘no apreciado’, lo que hace preciso una revisión de los formularios utilizados en el Sistema de Seguimiento Integral de los Casos de Violencia de Género del Ministerio del Interior (VIOGEN)”.

Otra cuestión que expresa el informe citado anteriormente es el hecho de que “en la mayoría” de los casos analizados la víctima se acogió al artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para no declarar contra su marido, que era el agresor.

¡Perfecto! La culpa o la tiene la tienen las FF. y CC. de Seguridad o la tiene la víctima, la Ley es una Ley fantástica y el problema es como siempre, de otros. España es un Estado de Derecho y, como tal, tanto la víctima como el supuesto agresor son portadores de Derechos, entre los que destaca el Derecho a no declarar contra el marido/compañero sentimental, un Derecho que figura en casi todos los Códigos occidentales.

La valoración de riesgo  las hace las FF. y CC. de Seguridad, en el momento que la víctima presenta denuncia con los datos aportados por varias fuentes:

–          La victima

–          El autor

–          Testigos

–          Conocimiento propio del agente

Ante los datos aportados por la víctima, y cuando no existen testigos, es difícil de por si,  el valorar, si victima ante la pregunta del agente dice que la han insultado y, el denunciado lo niega, ¿qué valoración le damos?

Las valoraciones a cada una de las preguntas que se realizan a la víctima, el agente que confecciona la valoración ha de escoger una “intensidad” entre varias respuestas:

–          Se desconoce

–          No se da

–          Se da poco

–          Se da

–          Bajo

–          Medio

–          Alto

–          Extremo

Las preguntas que se realizan en el cuestionario de valoración de riesgo son de lo más variado, muchas de ellas son obvias y otras parecen rebuscadas, la cantidad de las mismas no llega a una cincuentena y,  por ejemplo, ante la pregunta ¿Ha existido violencia física? Supongamos por un momento que la víctima nos ha dicho que sí, que la ha dado una bofetada,  el supuesto autor lo niega, nos dice que jamás la ha tocado… El agente ha de poner una intensidad de las expresadas anteriormente… Si da por verídica la respuesta de la víctima, una bofetada es ¿mucho o es poco? ¿Qué debe poner el agente?

La valoración de riesgo no es la panacea, de hecho la propia valoración de riesgo se cataloga a sí mismo como “experimental”  y las nuevas versiones del programa se modifican con las preguntas y la experiencia de quienes realizan estas valoraciones, los miembros de las Fuerzas y cuerpos de Seguridad.

El resultado que se produce en la citada valora ración de riesgo no es más que la suma de todos los valores expresados por el agente dando un resultado:

–          Riesgo no apreciado

–          Riesgo bajo

–          Riesgo medio

–          Riesgo alto

–          Riesgo extremo

A cada una de las anteriores graduaciones corresponden una serie de medidas de protección que las FF. y CC. de Seguridad han de adoptar con la víctima, pero quienes realizan estas valoraciones son agentes, sujetos a otros condicionantes como lo son la carestía de medios y personal, las directrices dadas por sus superiores jerárquicos y mil otros condicionantes que hacen que quien elabora la citada valoración de riesgo, tire un poco para abajo en vez de para arriba a la hora de valorar.

Los números cantan, según la nota de prensa dada por el consejo General del poder Judicial se presentaron en 2013, la cantidad de 327 denuncias por violencia de género, al día, lo que supone un total de 119.355 denuncias.

De las mismas, obtuvieron Orden de Protección de la Autoridad Judicial 27.122 mujeres. (Fuente: Instituto Nacional de Estadística) La estadística, como es habitual en este país, carece de muchos datos, entre los que se encuentran las valoraciones de riesgo de esas 27.122 víctimas, así como la reiteración de las agresiones, el consentimiento voluntario de las mujeres al quebrantamiento de la orden de Protección por parte de sus agresores,  etc.  Si solo la mitad de esas mujeres tuviesen riesgo alto, estaríamos hablando de casi  treinta mil agentes para su protección, lo que supondría, en números redondos,  el cincuenta por ciento del total de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de España.

Pero ahora, después de cincuenta victimas durante 2014, de las cuales habían denunciado dieciséis, catorce tenían riesgo medio o inferior…. Por lo tanto ¡La culpa es las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad!

La culpa es de una Ley que no funciona, que desde el momento que se promulgó la misma, no solo no ha disminuido ni una sola de las muertes anuales sino que en varios de esos diez años el número de mujeres fallecidas casi se duplico con respecto a la preexistencia de la citada norma.

Tesis Doctoral sobre violencia de genero

Tesis Doctoral de D. Jorge Zurita Bayona
Tesis Doctoral de D. Jorge Zurita Bayona

Hace pocas fechas hable con el D. Jorge Zurita Bayona, @JoZurBay en twitter, el cual acaba de realizar su Tesis Doctoral sobre “Violencia de genero, marco histórico evolutivo y predicción del nivel de riesgo” y le solicite publicar dicha Tesis en mi blog, la cual podéis descargar en este enlace.

He tenido que esperar unos días al objeto de poder estudiar el documento, bastante extenso y empaparme del mismo ya que son casi novecientas paginas de datos, por otro lado muy interesantes.

Lo primero que me llamo la atención fue una aparente contradicción al hablar de la victimización secundaria, ya que en un primer momento nos habla de lo perjudicial que pueden y son, los procesos largos en este tipo de casos y, por otro lado del efecto demoledor que los juicios rapidos pueden tener sobre la victima, aunque cada uno de ellos por diferente motivo.

Desconocía el programa realizado en 1997 en el West Yorkhire (Reino Unido) y del que nos habla el autor de la Tesis llamado “Victimización repetida” con unos resultados sorprendentes, programa que hacia innecesaria la judicialización del problema de la violencia de genero atajando el mismo antes de que llegase a mayores.

El autor hace un repaso histórico con datos muy interesantes que en algunos casos desconocía, como es la Resolucion 65/229 de Naciones Unidas sobre tratamiento a reclusas.

Para finalizar recomiendo leer con detenimiento el Estudio de Campo sobre las valoraciones de riesgo y de evolución de riesgo.

Modificaciones previstas en la Ley Integral contra al violencia de genero

Modificar la Ley Integral contra la Violencia de Genero?

Hace unos días y después del último asesinato de una mujer a manos de su marido y, que por otra parte se alcanzase el desgraciado récord de 21 mujeres asesinadas en un trimestre nos sorprendía el Ministerio de Sanidad con una nota de prensa, en la que comentaba los acuerdos que había llegado después de una reunión de la Titular del mismo con los responsables de los Ministerios de Interior y de Justicia.

En varias entradas de este blog ha comentado  que, lejos de atajar el problema, desde la entrada  en vigor  la Ley Integral de Violencia de Genero ha aumentado el número de mujeres fallecidas a manos de sus maridos/compañeros sentimentales de forma alarmante, podéis consultar aquí  mi último análisis realizado

Estoy de acuerdo con que se creen grupos de trabajo para intentar reducir el altísimo número de mujeres fallecidas, pero en la nota de prensa del Ministerio de Sanidad ni se nombran a quienes conocen el problema desde el estudio del mismo, a los criminólogos.  La revisión del protocolo de valoración de riesgo pasa por que las mujeres denuncien y, en el caso de las mujeres asesinadas por sus maridos/compañeros sentimentales el porcentaje de mujeres que habían denunciado previamente no deja de ser testimonial.  De las 21 mujeres que han fallecido durante el año 2014, solo 6 habían denunciado a su agresor y de estas, 2 retiraron la denuncia, si nos referimos a años anteriores los resultados son demoledores.

AÑO FALLECIDAS HABIAN DENUNCIADO RETIRARON DENUNCIA
2013 54 11 1
2012 52 10 0
2011 61 15 1
2010 73 22 ¿?

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Después de examinar el cuadro anterior podemos decir que de nada sirve la realización de valoraciones de riesgo más completas, incluso más elaboradas y acertadas si las mujeres que son víctimas de violencia de género no se acercan a denunciar ante los Juzgados de Violencia Mujer ni, ante las comisarías de Policía o los cuarteles de la Guardia Civil.

La nota de prensa habla de estudiar la situación laboral de la víctima y del agresor y,  aunque algunos estudios afirman que la falta de trabajo puede ser un factor de riesgo, también es cierto que las víctimas de violencia de genero se encuentran entre todos los grupos sociales y por otro lado a la hora de solicitar la Orden de alejamiento, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la actualidad hacen llegar esta información, en dos documentos  a la Autoridad Judicial, por un lado lo hacen en la propia denuncia interpuesta por la víctima y por otra parte también se hace constar en la solicitud de de la Orden de Alejamiento a fin de que dicha Autoridad tenga todos los datos posibles en la mano a la hora de imponer las medidas que estime convenientes

Se nombra en la nota de prensa de varios  factores de vulnerabilidad entre los que nombra de la discapacidad o el hecho de ser menor de edad o tener menores a su cargo, sobre ello diré que las estadísticas no expresan un mayor índice de casos entre estos colectivos, es cierto que muchas de las mujeres que denuncian tienen hijos a cargo, pero ello no tiene porqué ser un factor de riesgo, con respecto a los otros grupos sociales nombrados anteriormente  no tienen una especial relevancia en el porcentaje de casos aunque si se ha apreciado en los últimos tres/cuatro años un aumento de los mismos entre los menores. Pero estimo que este último grupo se reduciría a base de sensibilización y educación en las aulas.

La peligrosidad del maltratador, basada en diversos aspectos como que el mismo sea drogadicto, alcohólico, perteneciente a grupos sociales que justifiquen la violencia entre otros factores, ya es tenido en cuenta actualmente en las relaciones de riesgo.

Sobre los 46,000 casos nombrados que tienen una catalogación de “ Riesgo no apreciado” son catalogados de esa manera porque ha transcurrido un tiempo providencial en el que no se han vuelto a producir ningún incidente y, por lo tanto se estima que no existe riesgo de que se produzca el futuro, muchos de esos casos son antiguos y llevan sin producirse ningún altercado varios meses e incluso años.

Se pretende ahora cambiar el “Protocolo Médico-Forense de valoración urgente del riesgo de violencia de género” que venía dando buenos resultados hasta ahora y lo que sí veo acertado es la implantación de una valoración psicológica del riesgo de violencia de género, dado que entiendo la especial necesidad de la realización las valoraciones de tipo psicológico en víctimas de ese género, intentando la integración de los equipos psicosociales dependientes del ministerio de justicia en los propios institutos de medicina legal, el problema bien entrado por la sobrecarga de trabajo en los propios Institutos.

No es algo nuevo que se informe a la víctima sobre la situación penitenciaria del agresor, es algo que ya se viene haciendo por parte de las FF. y CC. de Seguridad y los servicios de vigilancia penitenciaria, quienes cuando sale por el motivo que sea un agresor de prisión lo ponen en conocimiento de la víctima.

Sobre las competencias de los Juzgados de Violencia de género, siempre he considerado que si las Órdenes de alejamiento están dictadas por un Juzgado de este tipo, si se quebrantan deberían de ser llevadas por dicho juzgado, y dada la modificación que se quiere realizar en el código penal con respecto a los delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen, contra el honor de la mujer, cuando se realicen por el marido/compañeros sentimental o quien haya tenido relación la afectividad con la mujer estaría encuadrado dentro de los hechos que actualmente juzgan los jueces de Violencia Mujer.

Sin embargo y con respecto a lo anterior tanto los Juzgados de Violencia Mujer como las Fiscalías especializadas en el tema, tienen ya en la actualidad una sobrecarga de trabajo muy considerable, cosa que se puede comprobar en el siguiente cuadro:

AÑO NUMERO DE DENUNCIAS TRAMITADAS

2007

126293
2008

142125

2009

135540

2010

134105

2011

134002

2012

128477

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Sorprende que 10 años después del gran vigor de la ley integral contra la violencia de género estemos hablando todavía de intentar evitar la victimización secundaria de las mujeres que sufren violencia de género y estemos a la espera de un marco como es el estatuto de la víctima, es algo en que los criminólogos llevamos trabajando mucho tiempo y solicitando no sólo para este tipo de delitos sino para todos los delitos violentos, evitar la victimización secundaria debería de haber sido desde un principio una prioridad para la administración.

Sobre la referencia que hace nota de prensa relativa a la formación de los agentes implicados en la violencia de género, me limitaré a poner el enlace a una denuncia que realiza AUGC en la que dice que el 95% de los casos de violencia de género que lleva la Guardia Civil son atendidos por agentes sin formación. Valga esta noticia como muestra de cómo se encuentra la situación.

Cualquier iniciativa para que las mujeres víctimas de violencia de género puedan dejar atrás su situación será bien acogida, y lo que expresa la nota de prensa del Ministerio de Sanidad no hace más que ampliar la oferta ya existente, ya que hasta la fecha si existían bonificaciones para la contratación de estas personas por parte de la Seguridad Social y el Ministerio de Trabajo.

Sinceramente, no creo que este es el camino para reducir la cantidad de víctimas mortales de violencia de género y, sobrecargará aún más, el trabajo que indiscutiblemente realizan de una forma intachable todos los agentes implicados en la lucha contra la violencia de género.

Se ha comprobado en estos diez años que lleva vigente la Ley Integral contra la Violencia de Genero que el aumentar la carga penal de los hechos catalogados como violencia de genero no da resultado, las estadísticas avalan el fracaso de la Ley.

Una Ley que se debe cambar por ineficaz, y que se debe sustituir por otra después de realizar un estudio serio sobre denuncias interpuestas durante el periodo de separación de la pareja, creo que nos llevaríamos mas de una sorpresa, después de estudiar el síndrome de alineación parental, la posibilidad la generalización de la custodia compartida de los hijos, pienso que estas medidas, en unión de otras, si es posible que hagan que la cantidad de victimas descienda.