Mi apoyo para la Guardia Civil en Cataluña

En estos momentos difíciles por los que atraviesa España, momentos difíciles a los que hemos llegado tras treinta años de traiciones de todos los políticos de este país, traición consumada poco a poco, haciendo concesiones a cambio de votos que a unos y a otros les ha servido para estar en la poltrona durante todo este tiempo.

Traiciones por cobardía, dando cada día un pedazo de los derechos de todos los españoles a unos pocos, algunos sabíamos desde un principio que nada de los que se les diese sería suficiente, y ahora que les has dado todo, quieren desgajar la tierra si es preciso.

Aun así hay traidores que todavía les quiere seguir dando coba, hablando para hacer nuevas concesiones si cabe, antes de que ejerzan otro intento de secesión o de cualquier otra amenaza para conseguir arrancar algo más del plato de todos.

Traiciones contra todos los españoles al destituir a cualquier militar que leyese el articulo 8 de la constitución española, traiciones desoyendo a quienes decían y dicen que la unidad de España es un bien de todos los españoles.

En estos momentos en que traidores dicen a las FF. y CC. de Seguridad que no actúen ante los insultos e improperios para no “soliviantar los ánimos” es en estos momentos cuando aparece la Guardia Civil al rescate de toda la sociedad española.

Esa Guardia Civil, vilipendiada por muchos, peor tratada que nadie por políticos traidores que les niegan el pan y la sal, que les niegan incluso un sueldo digno para criar a sus hijos mientras se siembra de billetes a otras policías cuya lealtad al Estado y al Gobierno Constitucional esta hoy más que nunca en entredicho.

En estos momentos difíciles estoy con vosotros, con mis compañeros de verde, no con los mandos que se aprovechan de su estatus para castigar, humillar a los Guardias Civiles y llevarse hasta los folios para sus hijos ahora que empieza el curso escolar, o meten el coche en el garaje de la Comandancia para cambiar el aceite a costa del Estado, esos que sin duda se llevaran las medallas que se merecen quienes están en la calle y a los que seguramente nunca se les concederán.

Veo las “dos andaluzas” que luce el pecho del Mayor Trapero de los Moscos d’ Escuadra y se me cae el alma de vergüenza, dos condecoraciones de esas que se dan entre jefes, ya sabemos la diferencia entre honor y honores, mientras los Guardias Civiles se baten el cobre en la calle, ahora luchando contra ordas de independentistas.

Es en estos momentos cuando se agradece tener una mano amiga, alguien que realmente lucha por todos los Guardias Civiles, por eso, cuando he visto este video no puedo por menos de compartirlo junto a estas lineas porque realmente es lo que siento, lo que quiero trasmitir a todos lo que estáis allí luchando contra este desafío, este acto de rebelión.

Comenta este post