La muerte de Jose L. Lopez de la Calle

Los servicios sanitarios cubren el cadaver

El dia 7 de mayo del año 2000, domingo, el periodista vasco José Luis López de Lacalle salió de su domicilio de Andoain por la mañana, igual que hacia siempre, para ir a comprar el periódico. Desde el momento en que salió de su casa ya estaba siendo vigilado. Dos terroristas de ETA controlaban sus movimientos a la espera de que regresase de nuevo con su familia para asesinarlo.

Pocos minutos después, y cuando José Luis estaba a punto de entrar en el portal, los dos nacionalistas vascos que le esperaban se situaron a su espalda y le dispararon cuatro tiros que le alcanzaron la cabeza y el tórax. José Luis murió y pasó a engrosar la largisima lista de personas asesinadas por el fascismo nacionalista vasco.

¿Qué motivos habia para asesinarlo?, pues es muy sencillo: MANIFESTABA IDEAS DISTINTAS AL NACIONALISMO VASCO. José Luis era un periodista nacido en Euskadi al que los nacionalistas violentos ya habian amenazado para que dejase de escribir en libertad y él no les habia hecho caso y continuó manifestando sus ideas en las columnas de su periódico. Por eso lo mataron.

¿Quién era José Luis?. José Luis era un hombre valiente con ideas de izquierdas y que en tiempos de Franco ya se pasó cinco años en la carcel por manifestar su modo de pensar, un modo de pensar que siempre fue en pro de las libertades y contrario al fascismo y las dictaduras. Por eso ETA lo asesinó, erigiéndose en representante de todos los vascos y sintiéndose, sin duda, apoyada por el Pacto de Lizarra que firmaron en unión de todos los nacionalistas vascos.

Momento del funeral

Es muy curioso, y por supuesto muy lamentable, que los dos últimos asesinados por ETA sean un politico socialista y un periodista comunista… Ambos eran vascos y brillantes; uno un gran orador y el otro un buen escritor. Los dos tenian miles de admiradores que se sentian bien oyéndoles expresar su valor contra el nacionalismo vasco violento… Y a los dos los han matado… Ya no podran seguir defendiendo la democracia ni alimentando ideas distintas al nacionalismo vasco. Sin duda el nacionalismo vasco tiene motivos para no estar del todo disgustado… ¡Dos estorbos menos!.

Una gran cantidad de personas acompañaron a la familia de Lacalle, impotentes ante la barbarie terrorista y sumamente indignadas con el mundo nacionalista que no permitió que el cadaver fuera velado en las dependencias del ayuntamiento.

Curiosamente esos mismos nacionalistas vascos son los que siempre proponen que se hagan “hijos adoptivos” de los pueblos a los asesinos de ETA que han muerto en enfrentamientos con la Policia o la Guardia Civil mientras intentaban matar a alguna persona.

En la fotografia del entierro se aprecia una gran cantidad de personas de izquierdas despidiendo a un luchador por la libertad con el puño en alto. En España hace ya mucho tiempo que se acabaron los odios entre la derecha y la izquierda, y en este pais todos hemos acabado marchando unidos por la prosperidad, la democracia y la libertad contra algunos pocos cinicos que anteponen sus ideas racistas-nacionalistas a cualquier otra necesidad humana y que no dudan en matar a politicos y periodistas para conseguir sus objetivos excluyentes.

José Luis López de Lacalle fue uno de los fundadores de EL FORO DE ERMUA cuya asociación nació a raiz del vil y despreciable asesinato de Miguel íngel Blanco Garrido, un joven concejal del Partido Popular de Ermua (Vizcaya).

En el Foro de Ermua hay una gran cantidad de vascos mas y menos conocidos pero todos ellos incansables y valientes luchadores por la libertad. Del Foro de Ermua sólo salen propuestas pacificas y nadie puede decir que hayan sido violentos ni siquiera con la palabra.

Pintadas en contra del Edil asesinado

Las pintadas que pueden verse en esta fotografia hablan por si solas. Después de asesinar al periodista López de Lacalle, los nacionalistas vascos radicales (esos mismos con los que ha pactado el PNV) se dedicaron a hacer pintadas como éstas por las calles de Euskadi. Cualquier persona normal tiene que recibir un vuelco en el estómago después de ver hasta qué punto pueden llegar a ser despreciables los nacionalistas vascos violentos; no sólo insultan a los pacifistas del Foro de Ermua sin ningún tipo de justificación, sino que también se regocijan con la muerte del periodista asesinado y -ademas- los propios asesinos le llaman asesino…

Volver al listado de los asesinados

Comenta este post